100 cosas que me gustan de Ecuador




En mayo próximo se cumplirán cinco años desde que llegué a residir en el bello Ecuador y llegó la hora de sentarme a pensar porque me gusta tanto. Si bien no he podido moverme por el país todo lo que quisiera, si tengo claro porqué mi conexión se acrecienta cada día mas sintiéndome un ecuatoriano de adopción que disfruta con sus beneficios y sufre con las injusticias como si fuese uno mas de los nativos. Ecuador ya es mío y yo soy de él, lo siento así y así será siempre.

Haciendo esta lista me di cuenta de que podía hacer como diez más, pero el post saldría muy largo. Sólo 100 cosas que me fascinan, aunque podrían ser 100,000...




- Que me llamen “papito” , “suquito” y el “Don Miguelito” que me enternece
- Cualquier atardecer contemplando el Valle de Casanga
- Las ballenas jorobadas en Puerto López
- Las puertas de la ciudad de Loja
- Pelearme con el conductor del autobús para que maneje mas lento
- Un día de senderismo para subir al Pixaca
- El Camino Inca por Espíndola y Quilanga
- El rondador
- Degustar un ceviche de pie y en buena compañía
- Comer un “molloco” recién levantado
- La horchata lojana
- El clima que tan bien viene a mis olvidados dolores corporales
- Contemplar los páramos andinos
- Escuchar el “pasillo” y los “sanjuanitos” de las Hermanas Mendoza
- Saborear el mejor café natural que haya probado en mi vida, por supuesto sin azúcar
- Moler maíz en molino manual conservando el dolor de hombro durante dos días
- Hacer humitas en reunión familiar
- Las playas de Esmeraldas
- El valle del Chota y su inconfundible ritmo
- La preocupación por el Yasuní
- Los colibrí y su mágico zumbido
- La mayor biodiversidad existente en el mundo
- Dar solo un beso al saludar
- Los abrazos de las almas de los Andes
- Vivir la pasión de un Barcelona-Emelec
- Reflexionar a los pies del Shiriculapo
- La majestuosidad del Cotopatxi
- El calor húmedo de Guayaquil y su maravilloso barrio de Las Peñas
- Las inimitables Islas Galápagos
- Las caravanas festivas cuando gana la selección ecuatoriana
- El paseo en gusano de feria escuchando el “Boys, boys, boys” de Sabrina
- La arquitectura colonial de Catacocha y sus colores pastel
- Bañarme en los abundantes ríos rodeado de una vegetación exuberante
- Los “charros” cantarines
- La amazonía ecuatoriana, siempre mi Amazonas…
- Las mil y una leyendas andinas
- La música tribal
- La Cultura Palta
- Mis niños con mas corazón que cuerpo
- El “a ver” cada vez que entras a una tienda rural
- Las numerosas etnias indígenas
- La metrópoli de Quito y su centro del mundo
- La ansiada Cuenca, “La Atenas de América”
- Los chamanes ancestrales y curanderos ridículos que intentan copiarlos
- El pasear en un balde de camioneta disfrutando del paisaje
- El divertirse tomando y escuchando canciones de Julio Jaramillo
- La protección de FP60 para no quemarte la piel
- La chorrera de Soracola
- El requinto bien afinado
- El amauta Enrique Males
- Ingapirca y sus ruinas
- Las empanadas de queso y de verde
- Atiborrarme de patacones con queso y cerveza
- Las sopas con maní
- Los emborrajados de maduro en una tarde de buena conversación
- La sierra, la costa, el oriente y las Galápagos.
- El sol mas cercano que te obliga a utilizar un “Montecristi” todo el tiempo
- El venir hecho un “cristo” de agua y espuma en carnaval
- El chocobanano en una calurosa mañana
- El bajo volumen al hablar
- El vocabulario tan amplio del castellano
- Rellenarme un pan caliente con manjar recién hecho
- La Navidad con calor
- Quemar los “años viejos” en la última noche del año
- La extremada formalidad en los discursos
- El comprar por libras
- Enner Valencia y su prodigioso salto
- Las Llamas y las Alpacas
- Los mangos, la papaya, las pomarrosas, el zapallo…
- Las “colombinas” de mango con sal
- Que mi jardín florezca durante todo el año
- Que pregunte “quien gana el mundial” y me digan que Messí
- Mojarme con las lluvias torrenciales del invierno
- La madre símbolo
- La ofrenda a la “Pachamama”
- El idioma quechua
- La teatrealización del vía crucis en Semana Santa
- La música que llevan los camiones recolectores
- El infinito respeto por la naturaleza
- Un paseo en Chiva por la cordillera
- Que el taxi me cobre un dólar por la carrera vaya donde vaya
- La cumbia y vallenatos que ponen en los autobuses urbanos
- Bailar en una verbena popular con Proyecto Kaoba
- El “buenos días, ¿Cómo ha amanecido?”
- El “buenas noches, que amanezca bien”
- La Diablada de Píllaro en Tungurahua
- La Fiesta de la Mama Negra en Latacunga
- Las “mingas” de reforestación
- El tabaco “Lider”
- El licor de punta y la “Mallorca”
- El pelo achuronado
- Los deliciosos quimbolitos y el fabuloso cacao
- El “ahorita mismo” que se convierte en un hora como mínimo
- El encanto de la niebla de noviembre
- La inconsciencia general de vivir en un paraíso
- El vuelo de los aviones en ruta hacia Santiago y Lima, y viceversa
- La piedra del sol
- Las ferias y mercados comerciales de los domingos
- Las rosas, las rosas y las rosas… ¿he mencionado las rosas?
- Mi gente ecuatoriana de bien.

Como veréis faltan muchas cosas pero tenía que elegir, y he puesto la gran mayoría de cosas que he vivido, aunque soy consciente de que aún queda mucho por vivir en este bendito centro del mundo.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

3 comentarios:

  1. Muchas Gracias por apreciar lo nuestro :) gracias de Corazon

    ResponderEliminar
  2. Miguel felicitaciones es un excelente articulo, me quede con "La inconsciencia general de vivir en un paraíso". Es increíble como cambia la visión de alguien que ve desde otra perspectiva, lo que tal vez por la cotidianidad no hemos sabido apreciar.
    Sigue adelante estas haciendo un gran trabajo desde este hermoso blog.
    (xandej1027@hotmail.com)

    ResponderEliminar