100 cosas que me gustan de Ecuador




En mayo próximo se cumplirán cinco años desde que llegué a residir en el bello Ecuador y llegó la hora de sentarme a pensar porque me gusta tanto. Si bien no he podido moverme por el país todo lo que quisiera, si tengo claro porqué mi conexión se acrecienta cada día mas sintiéndome un ecuatoriano de adopción que disfruta con sus beneficios y sufre con las injusticias como si fuese uno mas de los nativos. Ecuador ya es mío y yo soy de él, lo siento así y así será siempre.

Haciendo esta lista me di cuenta de que podía hacer como diez más, pero el post saldría muy largo. Sólo 100 cosas que me fascinan, aunque podrían ser 100,000...




- Que me llamen “papito” , “suquito” y el “Don Miguelito” que me enternece
- Cualquier atardecer contemplando el Valle de Casanga
- Las ballenas jorobadas en Puerto López
- Las puertas de la ciudad de Loja
- Pelearme con el conductor del autobús para que maneje mas lento
- Un día de senderismo para subir al Pixaca
- El Camino Inca por Espíndola y Quilanga
- El rondador
- Degustar un ceviche de pie y en buena compañía
- Comer un “molloco” recién levantado
- La horchata lojana
- El clima que tan bien viene a mis olvidados dolores corporales
- Contemplar los páramos andinos
- Escuchar el “pasillo” y los “sanjuanitos” de las Hermanas Mendoza
- Saborear el mejor café natural que haya probado en mi vida, por supuesto sin azúcar
- Moler maíz en molino manual conservando el dolor de hombro durante dos días
- Hacer humitas en reunión familiar
- Las playas de Esmeraldas
- El valle del Chota y su inconfundible ritmo
- La preocupación por el Yasuní
- Los colibrí y su mágico zumbido
- La mayor biodiversidad existente en el mundo
- Dar solo un beso al saludar
- Los abrazos de las almas de los Andes
- Vivir la pasión de un Barcelona-Emelec
- Reflexionar a los pies del Shiriculapo
- La majestuosidad del Cotopatxi
- El calor húmedo de Guayaquil y su maravilloso barrio de Las Peñas
- Las inimitables Islas Galápagos
- Las caravanas festivas cuando gana la selección ecuatoriana
- El paseo en gusano de feria escuchando el “Boys, boys, boys” de Sabrina
- La arquitectura colonial de Catacocha y sus colores pastel
- Bañarme en los abundantes ríos rodeado de una vegetación exuberante
- Los “charros” cantarines
- La amazonía ecuatoriana, siempre mi Amazonas…
- Las mil y una leyendas andinas
- La música tribal
- La Cultura Palta
- Mis niños con mas corazón que cuerpo
- El “a ver” cada vez que entras a una tienda rural
- Las numerosas etnias indígenas
- La metrópoli de Quito y su centro del mundo
- La ansiada Cuenca, “La Atenas de América”
- Los chamanes ancestrales y curanderos ridículos que intentan copiarlos
- El pasear en un balde de camioneta disfrutando del paisaje
- El divertirse tomando y escuchando canciones de Julio Jaramillo
- La protección de FP60 para no quemarte la piel
- La chorrera de Soracola
- El requinto bien afinado
- El amauta Enrique Males
- Ingapirca y sus ruinas
- Las empanadas de queso y de verde
- Atiborrarme de patacones con queso y cerveza
- Las sopas con maní
- Los emborrajados de maduro en una tarde de buena conversación
- La sierra, la costa, el oriente y las Galápagos.
- El sol mas cercano que te obliga a utilizar un “Montecristi” todo el tiempo
- El venir hecho un “cristo” de agua y espuma en carnaval
- El chocobanano en una calurosa mañana
- El bajo volumen al hablar
- El vocabulario tan amplio del castellano
- Rellenarme un pan caliente con manjar recién hecho
- La Navidad con calor
- Quemar los “años viejos” en la última noche del año
- La extremada formalidad en los discursos
- El comprar por libras
- Enner Valencia y su prodigioso salto
- Las Llamas y las Alpacas
- Los mangos, la papaya, las pomarrosas, el zapallo…
- Las “colombinas” de mango con sal
- Que mi jardín florezca durante todo el año
- Que pregunte “quien gana el mundial” y me digan que Messí
- Mojarme con las lluvias torrenciales del invierno
- La madre símbolo
- La ofrenda a la “Pachamama”
- El idioma quechua
- La teatrealización del vía crucis en Semana Santa
- La música que llevan los camiones recolectores
- El infinito respeto por la naturaleza
- Un paseo en Chiva por la cordillera
- Que el taxi me cobre un dólar por la carrera vaya donde vaya
- La cumbia y vallenatos que ponen en los autobuses urbanos
- Bailar en una verbena popular con Proyecto Kaoba
- El “buenos días, ¿Cómo ha amanecido?”
- El “buenas noches, que amanezca bien”
- La Diablada de Píllaro en Tungurahua
- La Fiesta de la Mama Negra en Latacunga
- Las “mingas” de reforestación
- El tabaco “Lider”
- El licor de punta y la “Mallorca”
- El pelo achuronado
- Los deliciosos quimbolitos y el fabuloso cacao
- El “ahorita mismo” que se convierte en un hora como mínimo
- El encanto de la niebla de noviembre
- La inconsciencia general de vivir en un paraíso
- El vuelo de los aviones en ruta hacia Santiago y Lima, y viceversa
- La piedra del sol
- Las ferias y mercados comerciales de los domingos
- Las rosas, las rosas y las rosas… ¿he mencionado las rosas?
- Mi gente ecuatoriana de bien.

Como veréis faltan muchas cosas pero tenía que elegir, y he puesto la gran mayoría de cosas que he vivido, aunque soy consciente de que aún queda mucho por vivir en este bendito centro del mundo.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

La Panela, el mas sano de los edulcorantes



Era ya raro que no os hablara de uno de los alimentos mas tradicionales que aquí se consumen, La Panela, un ingrediente edulcorante, está en mi día a día tan presente como el arroz o la horchata lojana, y a pesar de que su origen está en la Islas Canarias –también se le otorga a las Azores- nunca lo había visto en España, aunque me comunican que con la llegada de los migrantes latinos se está empezando a introducir y a ponerse de moda como complemento en cierta cocina, sobre todo la mas vanguardista.

Se dice que la panela es el azúcar más puro y sano que también se conoce como raspadura, rapadura, chancaca, atado dulce, piloncillo, empanizao, panocha o papelón en países latinoamericanos, lugar donde más se consume, aunque en la India y Pakistán también está muy extendido su uso, en estos dos países se le denomina gur o jaggery.
Es lo que alcanzaría a llamarse el auténtico azúcar integral de caña y se considera el más puro porque se elabora a partir de la evaporación del jugo de caña –guarapo- a muy alta temperatura lo que proporciona una melaza densa que se introduce en moldes y se deja enfriar. Basta con raspar con un cuchillo o utilizar un rallador para obtener la panela en polvo o granulada y añadirla donde queramos, en mi zona para lo que mas se utiliza es para confeccionar coladas, postres, pero sobre todo para endulzar agua de hierbas y por supuesto el café.




Como no ha recibido ningún proceso de refinado, centrifugado u otros tipos de depuración, conserva todas las propiedades de la caña de azúcar y dado que mantiene estos nutrientes, la panela no sólo se considera un endulzante, también un alimento a pesar de que sólo se utilice como aderezo dulce, posee menos contenido en sacarosa, cinco veces más minerales y vitaminas (provitamina A, hierro, calcio, magnesio, manganeso, fósforo, potasio, zinc…) que el azúcar moscabado y cincuenta veces más que el azúcar refinado por lo que antiguamente y aún en zonas específicas en la actualidad, se le ofrece como reconstituyente a trabajadores que prestan sus labores al aire libre sobre todo en tareas agrícolas.

Se le atribuyen efectos muy benéficos en el tratamiento de resfriados, tomándola como bebida caliente,  la denominada “aguapanela” con limón, la cual hidrata y disminuye el malestar. El agua de panela fría, es comúnmente utilizada por algunos deportistas como una bebida hidratante natural, que refresca y aporta calorías y sales minerales, para un mejor rendimiento corporal y una mayor resistencia física.

Molino para extraer el jugo de la caña de azúcar
De la panela también se sacan varias productos derivados como el Alfeñique o Melcocha –como lo llaman en la costa de Ecuador-, que es una miel del propio jugo de caña, así como el Bocadillo, una mezcla exquisita de panela y maní –cacahuete- poco molido. Igualmente también se produce el Blanqueado, que se obtiene de la miel de panela batida con ligeros movimientos hasta que obtiene su color blanquecino.

El cultivo de la caña de azúcar llegó a América Latina durante la época colonial, y junto con ella llegaron los trapiches o molinos para la producción de panela, principal endulzante para campesinos y gente del medio rural de aquella época. Actualmente, el proceso de producción puede ser tanto artesanal como industrial, pero en la zona donde me encuentro es totalmente artesanal.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

¡Época de Fanesca señores!

Qhapaq Ñan: Camino Inca



Recientemente tuvimos la gran noticia de que la antigua red de caminos realizados por los incas en todo el imperio Tahuantinsuyu fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, una solicitud realizada por la petición conjunta de Argentina, Chile, Bolivia, Perú, Ecuador y Colombia.

El Qhapaq Ñan -camino real en idioma quechua- comprende a estos seis países siendo Perú la acaparadora de la mayor parte. Partiendo desde Cusco –ombligo o centro en quechua- hasta los rincones mas recónditos del imperio que se extendía en su red principal durante 5.200 km de la cordillera andina, desde Quito en Ecuador hasta lo que actualmente es Tucuman en Argentina.
Igualmente existía un camino alternativo al principal llamado “Camino de los Llanos” que transcurría en paralelo al “Camino Real” por toda la costa durante 4.000 km, el cual se unía al Qhapaq Ñan por abundantes conexiones.




La red principal lo formaban cuatro caminos, empedrados magistralmente en su mayoría para que perduraran, que partían desde el centro del imperio hasta Quito –Ecuador- con una ramificación hasta Pasto –Colombia-, a Nazca –Perú- y Tumbes –frontera de Perú y Ecuador-, a Chuquiabo –Bolivia- y por último a Atacama –Chile-, con ramales hasta el río Maule –Chile- y a Tucumán –Argentina-.
Como instrumento de dominación y de poder del Inca, constituía el principal vector de canje y de circulación en el núcleo de los Andes. Canalizaba el imperio hasta sus confines donde los mensajeros, los chasquis, personifican el símbolo por excelencia del mito del “camino”. Estos mensajeros, que corrían relevándose cada 5 kilómetros, permitían que un mensaje atravesara en unos pocos días la mitad del Imperio.

Lo malo es que solamente un 5 % de esta gran ruta se encuentra bajo algún tipo de protección, sin contar que importantes tramos del camino se han perdido por completo. Gran parte de la ruta ha sido dañada por la construcción y el desarrollo.

Ruinas de Ingapirca, Cañar, Ecuador
En Ecuador atravesaba toda la cordillera de la sierra entrando desde Perú por el Cantón Espíndola, provincia de Loja en el sur, llegando hasta Rumichaca en la provincia del Carchi en el norte.
En la actualidad todavía se conserva parte de este camino y el tramo mejor conservado cubre la ruta desde Achupallas, en la provincia de Chimborazo, hasta las ruinas de Ingapirca, en Cañar, las más importantes y mejor conservadas del país.
Esta ruta nos lleva por páramos, comunidades indígenas, hermosas lagunas y puentes de madera que comprenden un delicioso paseo que hay que realizar al menos una vez en tu vida.

En nuestra provincia de Loja el camino atraviesa los cantones de Espíndola, Quilanga, Gonzanamá, Catamayo, Loja y Saraguro con dirección a la provincia del Azuay. El escaso mantenimiento y cuidados de estas vías mantienen su estado relativamente aceptable sobre todo en la zona de Espíndola y Quilanga.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

Propagandas electorales que no se quitan y que dañan nuestro patrimonio natural

Mi primera alegría en el Mundial




Imágen Diario La Hora
Fue un día especial, jugaba Ecuador su segundo partido en el Mundial de Brasil y desde la mañana se notaba un ambiente tenso y esperanzador.
No me puse la camiseta del equipo, en mi tonta mente se metió que le di mala suerte en el primer partido que perdió contra Suiza de una manera traumática, por lo tanto la elástica para después de ganar, porque tocaba ganar sí o sí.

Se acercaba el momento. Calles vacías, tiendas aburridas y bares repletos de ansiosos aficionados alrededor de pantallas enormes de última generación con las cervezas recién abiertas y dispuestas a ser engullidas.
Cerramos y salimos dispuestos a no volver a la casa sin una victoria que nos hiciese recuperar la ilusión después del mazazo de un primer partido para el olvido.
La reunión familiar ya estaba animando sin importar lo difícil de la clasificación a pesar incluso de ganar, pero eso no importaba, jugaba la selección y lo demás se paraliza.


Minuto 31 y Honduras nos echa un jarro de agua fría a nuestros ánimos. No pude más que acordarme de las mil y una veces que la ilusión se viene abajo después de tantas expectativas, al contrario de lo que muchos piensan y excepto estos últimos seis años de ganarlo todo, España jamás ganó nada y las grandes expectativas siempre morían mucho antes de lo deseado en cualquier gran campeonato de selecciones, por lo que estoy bastante acostumbrado a ahogar mi ilusión y levantarme con la cruda realidad.
Pero mientras empezaba a mentalizarme para el disgusto, el otro “Valencia” nos devuelve la euforia con una explosión de alegría y ansiedad que hizo retumbar los suelos de madera en un estruendo contagioso.

Descanso y sonrisas de alivio que los dulces para reponer fuerzas consiguieron alargar hasta el comienzo de la siguiente etapa.
Nervios y mas nervios, gritos de agobio cada vez que Honduras se acercaba y aplausos de relajación en el momento en que se disipaba el peligro.

Y llegó el gol salvador, el que nos mete de lleno en la pelea casi imposible de clasificar para octavos, pero ahí estamos. Jugársela contra Francia nunca es una buena idea y menos como están los franceses de arrolladores, pero con la fuerza de todos los ecuatorianos la energía de los jugadores se duplicará.

Fiesta, caravana por las principales vías del pueblo con una alegría desbordadora de buena “vibra” fácilmente contagiosa. Señores, Ecuador consigue su primera victoria en un Mundial repleto de sorpresas y yo lo he vivido aquí. Me siento un privilegiado, aunque sigo pensando que se toma demasiado en serio un simple juego en el que los únicos que realmente ganan y pierden son los jugadores.

Detalles de vivir en el centro del mundo




Me lo recordó una amiga ayer con un comentario en Facebook, la diferente hora de anochecer y amanecer en España durante las periódicas estaciones. Toya, amiga periodista también española que reside en Bogotá y confecciona uno de los blogs sobre Colombia mas leídos “Colombia de una” se maravillaba de que en España fuesen las 22.00 horas y aún no anochecía.
Se me había olvidado que desde que estoy aquí eso tampoco lo he vivido, al estar en pleno centro del mundo la anochecida siempre es a la misma hora durante todo el año y por su puesto también la amanecida. Doce horas exactas de día y de noche que es un beneficio para el metabolismo del cuerpo y en el que no me había parado a pensarlo sinceramente.

A las 06.30 amanece y a las 18.30 anochece todos los días irremediablemente en las dos estaciones que aquí existen, invierno –lluvias- y verano –seco-, aunque excepto por la lluvia no hay apenas diferencias entre una y otra respecto a la temperatura. Ya no recuerdo eso de que en invierno estar a las cinco de la tarde ya de noche y en verano estar bañándonos en la playa hasta las nueve de la noche a plena luz solar.
Junto con el clima benefactor de los “andes bajos” ecuatorianos, el horario regular es una bendición para mis antiguos dolores de espalda y cuello, de los que ya ni me acuerdo, ahora el único dolor que me queda es el de la nostalgia que ataca regularmente apremiándome a una escapada que ya necesito.


Disculparéis por no actualizar el blog tan regularmente, pero estamos en mes de “Mundial” y soy un aficionado empedernido a este tipo de eventos. Aficionado al fútbol en general, nada de fanático a ningún equipo, sólo admirador del buen fútbol y eso de ver partidos que normalmente no se pueden ver me tiene hipnotizado cada cuatro años –igual que las Olimpiadas-, no me pierdo ni un solo juego y encima tengo la suerte de que acá todos los partidos se televisan gratuitamente… ¡como para perdérselos!

Y sí, aunque no fanatizo con ningún equipo en especial, me dolió y mucho la derrota de España y sobre todo la de Ecuador ayer por la forma, “que irasssssss”, a pesar de eso seguiré disfrutando del campeonato como buen amante del deporte, aunque sea de visionado nada mas.

Pronto os seguiré escribiendo sobre las maravillas de “Mi Lindo Ecuador”, que ya tengo preparados varios temas más. Gracias por seguir leyendo este blog que cada vez veo que sois mas lectores, lo que me asusta y a la vez me emociona colaborar con mi pequeño grano de arena a la promoción de este magnífico país lleno de diversidad en todos los aspectos.

¿Algo está empezando a cambiar en Catacocha?




Las Parrilladas del eMe Catacocha,

 pioneros en calidad y servicio

Salí el viernes pasado después de bastante tiempo y pude comprobar con mis propios ojos que la cosa empieza a cambiar afortunadamente. Os pongo en antecedentes, las pocas veces que salimos a tomar algo en los escasos lugares que existían la hora tope a la que podías aspirar, en mi caso claro, eran no mas de las 12 de la noche. ¿Por qué digo esto?
A partir de esa hora el trago comienza a hacer efecto y los “relajos” (peleas) son frecuentes, a parte de que en cuanto nos reconocían era imposible estar tranquilamente conversando con quien fueses pues como amabilidad intentan meterte el trago por los ojos y claro, si dices que no la ofensa se convierte en una pesadez difícil de sobrellevar si quieres tener un rato de asueto con la compañía.

Para mi gran sorpresa el viernes pasado ya vimos sitios donde el respeto y la tranquilidad a la hora de cualquier reunión de amigos es una premisa para los varios locales donde estuvimos. No se permite la entrada a gente “mareada”, ya se puede tomar mas variedad pues no se limitan a la típica cerveza y al omnipresente whisky, la atención y el servicio ya es acorde a la categoría de un pueblo ávido de calidad y lo mas satisfactorio, la preocupación en los detalles y la decoración empieza a ser algo normal, ¡ya era hora!.


Ojalá cunda el ejemplo y salir a “desestresarte” sea un ejercicio de reunión tranquila y conversación para los que no somos de terminar hechos funda en una discoteca, que para todo hay gustos, eso es el crecimiento, el poder tener la variedad de lugares y no caer en la monotonía, pues un día te puede apetecer ir a bailar y otro el estar tranquilamente conversando con un cubata en la mesa sin que te estén “jodiendo” con el tomar.

Por otra parte y estando en uno de los sitios me vino a la cabeza una pequeña ilusión que creo sería ideal para atraer gente a visitar nuestra ciudad, aprovechando el innegable talento interpretativo que nuestra zona posee, pues en cualquier sitio es normal la exposición artística de la mayoría de personas “jugando” al karaoke -creedme si os digo que es abrumador la calidad vocal que por aquí se oye, de cada diez personas que cantan nueve lo hacen maravillosamente, por algo el sur de Ecuador es la cantera principal de artistas del país- sería habilitar en Catacocha una zona de bares/espectáculo con terrazas y por supuesto con música en directo creando un pequeño circuito de presentaciones.
El municipio tiene la materia prima con el talento innato que hay, promocionando a sus artistas y lo mas importante, promocionando e incitando la creación y no sólo la versión se crearía una marca personal exportable. Es mas fácil de lo que parece.

Tenemos varios ejemplos de grandes grupos y personajes bien reconocidos en todos el país, ¿porque no explotar esa virtud para mejorar el pueblo?

Carretillero de mi vida




Las 4,15 en punto de la madrugada y el despertador canta un sonido amargo que entorpece la apertura de los ojos adormilados. A las 5 hay que estar en la feria de los domingos para no perder puestos y comenzar a trabajar transportando las compras de un lado a otro acompañando a compradores venidos de todo el cantón que se aprovisionan para toda la semana.

Arroz, arveja, lenteja, cantaclaro, maíz, cerveza, quesillo, gas… la carretilla no da para todo y hay que hacer varios viajes para trasladar la mercadería hasta “la chiva” que al cliente lo lleva de vuelta a Las Cochas y a por otro cliente rápido, no hay tiempo que perder. Entre $0.25 y $1.00 según la carga mas la voluntad hace que al final de la mañana el resultado haga sobre unos $20,00 en un buen día.

Kevin Manuel llega todos los domingos desde Chapango (a unos 5 km de Catacocha) con la carretilla que le deja su abuelo y a sus 14 años ya es un experimentado “carretillero” que esta mañana, cuando ya son las 09,00 horas, ha hecho como unos 15 clientes y no ha podido descansar desde que llegó.




- Hay domingos que me los paso acostado en la carretilla, pero este va muy bien. Diosito quiera que siga así. Dice con media sonrisa de cansancio.

La tarde la pasará descansando para las clases del lunes, pero con el bolsillo lleno de una “plata” ganada con el esfuerzo de quien, a pesar de su temprana edad, entiende de responsabilidad mas que posiblemente cualquier persona madura.

- Tengo 4 hermanos pequeños y el sueldo de mi mamá lavando ropa no da para todos, la ayuda de los domingos de mi hermano y mía viene muy bien.

Su hermano de once años ya está comenzando a “carretillear” con el carrillo que le presta uno de sus vecinos, pero no lo ha visto en un buen rato; “eso es buena señal, estará trabajando”.

Son las 12,00 del mediodía y el flujo de clientes bajó estrepitosamente, es hora de retirarse a almorzar y esperar al próximo domingo, durante la semana las clases hacen olvidar el arduo trabajo que la vida le ha puesto como asignatura obligatoria antes de tiempo, aunque como bien dice Kevin; “si no trabajamos nos vagueamos, no hay otra”.

La Horchata Lojana, una fuente de salud



Foto www.loja.gob.ec
A diferencia de la horchata de chufa valenciana (la única que conocía) y la de arroz que se elabora en México, la horchata lojana es una mezcla de hierbas medicinales entre las que se encuentran el cedrón, toronjil, llantén, hojas de naranja, escancel, violeta, hierba luisa, cola de caballo, menta, linaza… y así hasta 28 especies diferentes que conforman la bebida mas tradicional del sur andino ecuatoriano.

El gran compendio de hierbas constituye una fuente de salud con propiedades diuréticas y digestivas que llamó mi atención al ver como todo el mundo lo tomaba sobre todo para acompañar las meriendas o cenas, de hecho en cualquier restaurante, incluido el nuestro, se ofrece en cuanto anochece para regar cualquier plato sólido.
Esta excelente costumbre de tomar la infusión en la noche ayuda a rebajar los índices de grasa y tiene una función relajante que combate el stress diario antes de irse a dormir.

La horchata lojana se toma fría o bien caliente –lo más habitual-, acompañada con azúcar y limón al gusto con cualquier plato fuerte o sólo con pan dulce por toda la zona, aunque ya se está extendiendo por todo el país y las recientes exportaciones lo están haciendo habitual en países como Estados Unidos.




Entre tantas especies diferentes no es fácil imaginar que las variantes son abundantes, pero la HORCHATA, la tradicional Lojana® es la elaborada por la Asociación Agroartesanal de Productores de Plantas Secas y Medicinales del Ecuador (APPSME), la cual he tomado servida con una cucharadita de miel de abeja o bien con una de sábila, lo que hace a esta bebida color rojiza en un líquido mas espeso pero igualmente delicioso.

La producción de esta horchata está limitada por ahora exclusivamente a la zona sur ecuatoriana, concretamente a la provincia de Loja –de ahí su nombre- y las plantas que la elaboran van en progresivo ascenso debido a la gran demanda que empieza a suscitar el descubrimiento de esta fuente de salud por todo el país.

Los pocos turistas, tanto ecuatorianos como extranjeros que nos visitan, después de pasar unos días en nuestro territorio se les hace indispensable el llevar en sus maletas varias de estas funditas repletas con el aroma inconfundible de una de las cosas propias mas naturales y exportables de su extensa cultura ancestral.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES



El mágico colibrí



La fauna y flora americana me tenían atrapado desde que en la primaria mi profesor de geografía e historia nos inculcó los deseos de saber más y más de todos los rincones del mundo. Fue el primer docente que me despertó esos deseos magistralmente, Don Julián Serrano sabía como incitar mi curiosidad innata con juegos y presentando unas asignaturas de las menos populares como algo divertido y ameno.
Creo que ahí empezó mi romance con la historia, la antropología, las costumbres de otros lugares y sobre todo con la geografía, siempre le estaré eternamente agradecido.

En unos de esos juegos descubrí un ave inexistente en Europa y que pocos conocíamos, en mi época de primaria no existían ni internet ni la cantidad de maravillosos canales temáticos de televisión con cualquier documental que te hacen conocer las más variopintas especies, tradiciones y costumbres de otros lugares.

El colibrí se me presentó como una mágica aparición que desde entonces mitifiqué con el convencimiento de que algún día lo tendría que ver en vivo, leyendo sobre la especie e imaginándome como sería observar las revoluciones del aleteo de un ave que apenas llega a los 5 o 6 cm y que hace imposible verle las alas en pleno vuelo, siendo capaz incluso de volar hacia atrás y al revés.




La primera vez que vi un colibrí frente a frente tuve la sensación de ver algo irreal, aparte de quedarme inmóvil ante la visión igual que cuando ves a un artista al que tienes en el pedestal como un amor platónico.
"Pakito", el colibrí que liberamos
Fue emocionante, hermoso y todos los grandes calificativos que se pueda obsequiar a ese momento tan especial de conseguir algo que soñabas desde pequeño, ver volar a un colibrí o mejor dicho flotar, pues esa es la sensación cuando lo tienes delante.
Ahora la normalidad de verlos ha relativizado mi adoración por ellos e incluso no hace mucho pude tener en mis manos uno joven, aún sin sus colores llamativos de adulto y todavía con dificultades para volar. Asegurándonos antes de su buena salud lo liberamos en una zona lejos del alcance de los humanos, el mayor depredador que se convierte en la primera amenaza de estas aves.

El colibrí pertenece a la familia Trochilidae y es una especie americana exclusivamente, que se puede ver en todo el continente pero donde son mas frecuentes es en la zona de los trópicos, se han reconocido mas de 350 especies diferentes aunadas en cuatro familias pertenecientes al orden de los apodiformes y está catalogada como el ave mas pequeña del mundo.
Constituyen una gran importancia para las plantas; pues al igual que los insectos y los murciélagos, toman parte en el fenómeno de la polinización.

En Paltas, como reserva natural de aves migratorias, es muy frecuente ver a esta ave igual que muchísimas otras, otro aliciente más para visitar si eres amante de la naturaleza.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

Indumentaria tradicional andina del Ecuador

Humitas para merendar



Humitas preparadas para cocer al vapor
Siempre me confundí con los tamales y las humitas, aunque en cuanto reconocí el sabor me desaparecieron las dudas. Las humitas no van rellenas y son mucho mas suaves, aunque la principal diferencia entre unos y otros es que la masa de las humitas se hace con maíz tierno y el de los tamales con el seco.

Hicimos la masa con maíz (previamente recolectado en la mañana), cebolla y quesillo, moliéndolo a la forma tradicional para dejarnos el inconfundible dolor de hombro por las idas y venidas del brazo manejando el molino manual. Manteca de cerdo, huevo, leche, algunas especies y la masa quedó preparada.

Se rellenó la hoja de la propia “mazorca” o “choclo” (también lo hacemos muchas veces con hojas de “achíra”) y directos a la olla para cocinarlos al vapor. En poco mas de 40 minutos a fuego lento ya estaban servidos en la mesa acompañados con el correspondiente café para degustarlos en una rica merienda familiar.




Esa masa de maíz caliente no es de mi preferencia gastronómica pues se me hace pesada al estómago, pero por desgracia descubrí que rociándola de salsa de ají el sabor se me hace exquisito. Digo por desgracia porque con ese sabor se me hacen excesivamente apetitosas y me conozco cuando algo me gusta, solo hay que rememorarse al post de los “quimbolitos”.

El proceso de enrollado es todo un arte
La elaboración de las humitas se convirtió en un acto social de reunión familiar de lo mas sano que repetimos frecuentemente, una buena excusa para juntarse y trabajar en conjunto una exquisitez tradicional en la sierra ecuatoriana.

La Huminta o Humita (del quechua: jumint'a) es un alimento de origen andino tradicional en la mayoría de la cordillera andina y en Ecuador tiene tanto peso ancestral que existen unas ollas diseñadas exclusivamente para su elaboración.

Si intentas hacerlas fuera de Ecuador debes comprobar la calidad del maíz, pues no es igual en todos sitios, por ejemplo en USA es mas lechoso por lo que debes añadir a la masa un poco de harina de maíz para que quede mas consistente.

Como siempre os dejo un enlace con la receta de RECETAS ECUATORIANAS por si alguien se anima.



DONACIONES
Ecuador del Sur




SI VES INTERESANTE EL POST NO DUDES EN COMPARTIRLO EN TUS REDES SOCIALES

Naún Briones, el "Robin Hood ecuatoriano"